INICIO » , » Uso de los grados brix como indicador de calidad

Uso de los grados brix como indicador de calidad

jueves, 2 de abril de 2015

La escala Brix mide la concentración de sólidos solubles disueltos en una mezcla, pero debido a la prevalencia de azúcares, pectinas y aminoácidos orgánicos en los sólidos solubles de jugos de frutas y verduras, los valores Brix representan un estimado del contenido de azúcar.

Estos valores pueden ayudar a seleccionar la variedad o a programar la cosecha, y sirven de guía para otros aspectos de la producción de cultivos, incluyendo riego, fertilización y manejo poscosecha.

Valores como guía de manejo

Los valores de grados Brix pueden ser utilizados para mejorar prácticas en distintas etapas de producción del cultivo.

Así, los productores utilizan los valores de grados Brix para evaluar el punto de madurez de la cosecha; los gerentes encargados de las frutas y verduras frescas en restaurantes y tiendas de abarrotes los utilizan como indicadores de la calidad potencial de los productos; los compradores de productos agrícolas miden de manera rutinaria los grados Brix de los cultivos frescos y almacenados antes de ser transformados en productos alimenticios.

Por ejemplo, cuanta menos agua tenga la fruta, mayor será el valor en grados Brix y menos energía se requerirá para eliminar el agua en alimentos procesados como la pasta de tomate.

¿Qué afecta a los valores Brix?

Existen muchos factores que pueden influir en los valores Brix de manera consistente e importante. Estos factores incluyen la variedad, la madurez o etapa de crecimiento, el agua y el manejo de la fertilización.

Con la práctica y atención cuidadosa, es posible manipular estos aspectos y posiblemente cualquier otro aspecto de manejo de cultivos para alcanzar los niveles de grados Brix planteados como objetivo.

1. Variedades. Las distintas variedades de semillas tienen una inclinación natural hacia niveles más bajos o más altos de sólidos solubles en la porción que se comercializa. Por lo tanto, la selección de la variedad es uno de los métodos más importantes y directos para lograr los grados Brix y la calidad del cultivo adecuados.

Si los grados Brix son importantes para usted, considere las tendencias de las variedades solicitando información a sus proveedores de semillas y revisen los datos existentes sobre cada variedad. Recuerden que la calidad del producto inicia con la selección de la calidad de las variedades.

El contenido de azúcar es un factor predominante en la calidad general del cultivo, pero hay muchos factores genéticos y de manejo del cultivo que influyen en los niveles de grados Brix. Las variedades y el manejo por sí solos, no siempre darán como resultado valores de Brix similares.

2. Muestreo adecuado. Los valores Brix de cultivos en emparrados o en campo oscilan a lo largo del día, por lo que es importante medir dichos valores siempre a la misma hora, para poder efectuar comparaciones entre variedades de manera eficaz.

La exactitud de las mediciones de los grados Brix depende del procedimiento de muestreo y los instrumentos utilizados. Por consiguiente, la selección incorrecta o incongruente de muestras y mediciones generará malos resultados. Asimismo, es importante mantener los refractómetros en buenas condiciones de operación para obtener lecturas precisas de los grados Brix.

3. ClimaLas condiciones ambientales que más influyen en la calidad del cultivo y en los grados Brix son luz solar, temperatura y humedad.

La exposición a distintas combinaciones de estas condiciones, dependiendo de los programas de siembra y cosecha, puede influir en la calidad y el sabor de los cultivos a cielo abierto y en condiciones protegidas. Estas condiciones influyen en la cantidad de sólidos solubles que se encuentran en hojas, tallos, tubérculos frutales, etc., en un momento determinado.

Por ejemplo, la temperatura y la luz interactúan para determinar la tasa de producción de azúcar; sin embargo en el caso del tomate, la temperatura puede influir más en los sólidos solubles que la luz solar.

4 Irrigación y suelo. El riego y los niveles de humedad del suelo también pueden afectar los niveles de grados Brix. Por ejemplo, la poca disponibilidad de agua durante el desarrollo de los frutos podría aumentar el contenido de sólidos solubles en los mismos; pero tambien podría reducir el rendimiento total de los frutos.

En las regiones áridas en las que es preciso controlar con cuidado la disponibilidad de agua, se ha podido utilizar riego por precisión para aumentar los grados Brix y mantener rendimientos aceptables.

Los productores que utilizan macrotúneles pueden balancear el rendimiento y la calidad de manera más efectiva mediante el manejo del riego y el aporte de nutrientes

5 Conductividad Eléctrica (CE). Se ha reportado que los niveles más altos de fertilizantes o salinidad en el agua de riego, aumentan los niveles de grados Brix en los tomates y pimientos cultivados en condiciones protegidas. Asimismo la fertilización mineral también puede influir en los compuestos volátiles y en el sabor de los frutos.

Además de la conductividad eléctrica, existe evidencia de que la nutrición nitrogenada puede afectar los niveles de grados Brix de manera indirecta y compleja. La disponibilidad del nitrógeno puede afectar la eficiencia de la fotosíntesis productora de azúcares, alterando por ende los niveles de sólidos solubles. No obstante, el exceso de N también puede ralentizar la maduración y reducir el contenido de azúcares y ácidos

6 Tiempo de cosecha. Es importante recordar que tanto los sólidos solubles como los azúcares tienden a aumentar durante el proceso de maduración; mientras que los ácidos tienden a disminuir.

Cuando los tomates son cosechados en etapas muy tempranas de maduración se pueden perder los niveles óptimos en la combinación de azúcares, ácidos y compuestos volátiles relacionados con el sabor.

Fuente: www.hortalizas.com. 
Extracto del estudio publicado por The Ohio State University: “Using Brix as an Indicator of Vegetable Quality: An Overview of the Practice; Linking Measured Values to Crop Management,” por Matthew D. Kleinhenz y Natalie R. Bumgarner, profesores asociados del Departamento de Ciencias Agricolas y de Horticultura, OSU.

Compartir