INICIO » , » Su recurso humano, alineado con las BPA

Su recurso humano, alineado con las BPA

viernes, 1 de mayo de 2015

Los principios básicos y generales de higiene que se deben aplicar en cada una de las etapas en las que se manejan alimentos son la base de las BPM.

Principios que garantizan la inocuidad, buscando que el manipulador de alimentos nutra su memoria y fortalezca sus hábitos higiénicos, tanto en forma profesional como personal. Los aspectos mínimos que se deben tener en cuenta desde el punto de vista de higiene y protección de alimentos son los siguientes:

Aspectos generales

-  Manipuladores de alimentos: aseo personal, hábitos higiénicos y estado de salud.
-  Alimentos: de óptima calidad y procedencia.
- Muebles y equipos: mesas, vitrinas y mostradores en buen estado de higiene y conservación; equipos fabricados en material inoxidable.
- Utensilios: Lisos, de material no contaminable, en buen estado de higiene y conservación.
-  Transporte de alimentos
- El transportador debe tener exámenes médicos, curso de manipulación y uniforme completo.
-  Contar con implementos de seguridad (botiquín y extintor)
-  Aviso informativo de transporte de alimentos
-  Uso de estibas y canastillas
-  Debe garantizar condiciones de conservación de los alimentos

Saneamiento básico

-  Limpieza: la eliminación de todos los residuos visibles que representen suciedad.
- Desinfección: es la eliminación de los microorganismos hasta un nivel que no altere la calidad de los productos.
- Programa de limpieza: debe incluir procedimientos, frecuencias, medidas de control y productos a utilizar.
- Sistema de Control de plagas: eliminar posibles lugares de reproducción.
- Manejo de basuras: disposición final de los productos orgánicos e inorgánicos.
- Abastecimiento de agua: garantizar el suministro en caso de suspensión.

Por todo lo anterior, la valoración médica tiene gran importancia debido a que el estado de salud de las personas que laboran con alimentos debe ser óptimo y de control permanente. De ahí que sea importante que su equipo de trabajo cuente con exámenes de laboratorio, evaluación médica y aplicaciones de medicamentos preventivos y curativos.

Para una mejor efectividad, se recomienda que estos análisis se realicen cada seis meses. Así se evita la transmisión de microorganismos lesivos a la salud.



Compartir