INICIO » » Barrera protectora de palta a partir de caparazón de crustaceo

Barrera protectora de palta a partir de caparazón de crustaceo

martes, 3 de noviembre de 2015

Investigadores mexicanos desarrollaron una tecnología capaz de formar una “barrera” protectora contra el hongo que afecta el aguacate y que ha provocado pérdidas en poscosecha, significativas en su exportación y vida de anaquel. Se trata de una biopelícula elaborada a partir de quitosano, una sustancia que proviene del caparazón de crustáceos como el camarón, que además de protegerlo, activa el sistema de defensa del fruto para que el patógeno no se desarrolle.


El aguacate en Nayarit es uno de los frutos de mayor importancia para la economía del estado, pero su cultivo se ha visto afectado por el hongo que detona la enfermedad llamada antracnosis capaz de disminuir su calidad, por lo que exportarlo tiene una limitante porque presenta una sintomatología externa e interna, por ello, un equipo de especialistas del Instituto Tecnológico de Tepic (ITT) trabajaron en este sistema alternativo al uso de fungicidas para su control.

Los doctores Porfirio Gutiérrez Martínez y Martina Alejandra Chacón López, así como el estudiante Luis Angel Xoca Orozco del ITT propusieron usar quitosano con el fin de controlar al hongo, primero in vitro y luego in vivo.

Probaron con diferentes cantidades de quitosano hasta encontrar la adecuada. Una vez que ya se tenía ese control hicieron las pruebas in vivo, comprobaron que el aguacate tenia resistencia e inhibía el desarrollo del hongo y presentó mejoras en su calidad postcosecha.

“Una primera parte consistió en hacer pruebas con el quitosano en cuanto a concentración y tiempo de contacto para inhibir al hongo y se aplicó el tratamiento por medio de un sistema de inmersión. Los frutos se introdujeron en un recipiente que contenia una solución de quitosano, una vez seco se hizo la evaluación tanto a nivel del patógeno como su efecto en calidad de postcosecha. Observamos que de acuerdo a los datos obtenidos la calidad del fruto se mantenía y el desarrollo del hongo ya no se presentó”, explicó el doctor Gutiérrez Martínez.

Los investigadores del ITT también realizaron pruebas bioquímicas y moleculares con la intensión de conocer lo que detona el sistema de control. Y para ello, se realizo un estudio en el Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (LANGEBIO) para obtener la información genética que se estaba expresando y posteriormente el alumno de doctorado, Xoca-Orozco analizó (utilizando técnicas bioinformáticas), qué pasaba a nivel de genes e identificar los procesos involucrados en la resistencia inducida por quitosano.

Una vez obtenido el resultado, el equipo de investigadores no se conformó con decir “funciona muy bien”, sino decidieron dar otro paso para entender cómo funciona el producto del que ya se conocía como inductor de resistencia.

“El producto activa diferentes proteínas en el fruto por lo que previene que el aguacate sea atacado por el hongo. De manera particular hemos visto que ademas de funcionar como antifúngico, aumenta la vida de anaquel y mantiene su calida, sabor y textura del fruto”, detalló la doctora Chacón López.

Al estudiante Luis Xoca Orozco le correspondió trabajar en el aislamiento del fitopatógeno causante de la enfermedad denominada Antracnosis, Colletotrichum sp. “Aislamos de frutos enfermos el patógeno, una vez que tuvimos aislado y purificado al hongo hicimos pruebas para comprobar si nuestro producto lograba inhibirlo. Lo aplicamos como biopelícula en el agucate con buenos resultados”. 

Sigue a nivel poscosecha

El grupo de investigadores indicó que el producto ya tiene las condiciones para llevar a cabo un tratamiento a nivel de postcosecha en una empacadora del fruto que vaya a exportarse. El objetivo es tener un sistema de protección integral, por lo que a corto plazo se pretende realizar pruebas a nivel de campo-huerto, sólo les faltan ensayos con el fin de ver si es factible en dicho rubro asi como en las empacadoras.

El doctor Gutiérrez Martínez aseguró que el producto no altera la calidad y el sabor del fruto. “Es un sistema que se considera seguro. De acuerdo a las legislaciones de América y Europa no hay peligro para su aplicación en productos hortofruticolas, incluso llega a utilizarse el quitosano en la industria farmaceútica-médica. Es un producto inocuo para el ser humano.

Una de las justificaciones del proyecto Análisis de los genes diferencialmente expresados en el desarrollo de la resistencia de frutos de agucate (Persea americana) inducida por quitosano, es disminuir el uso de fungicidas químicos, y se apliquen los de origen biológico como éste. No contamina, es amigable con el medio ambiente, no representa peligro para las personas que manipularían este tipo de producto”.

Así como en el ITT ha trabajado con el aguacate, el producto elaborado a partir del quitosano también se visualiza para aplicaralo en guanábana y yaca, dos de los frutos más importantes de Nayarit.

“En Nayarit uno de los principales cultivos es el mango, ya se han hecho evaluaciones aplicando quitosano como sistema de control de patógenos y sistema de conservacion de la calidad Postcosecha y seguramente este tratamiento a base de quitosano será uno de los productos que serán utilizados en el sistema de conservación postcosecha de este fruto tan importante para Nayarit y Mexico”.

La investigación del ITT ganó el Premio Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos 2015 en la categoría Profesional en Ciencia de Alimentos que organizan desde hace 39 años el Conacyt y la Industria Mexicana de Coca-Cola.

Los investigadores nayaritas dijeron que el Premio gestado en el posgrado de alimentos del ITT es un aliciente para los estudiantes a nivel licenciatura, maestría y doctorado. Un estímulo para llevar a cabo nuevos desarrollos científicos que sean aplicados a productos hortofrutícolas de Nayarit con la intención de conservar su calidad de exportación.
Compartir